La evolución del sector químico ha dado lugar, en los últimos años a un enorme avance en cuanto a sostenibilidad y respeto con el medio ambiente.

Esto se traducen en la elaboración cada día más, de pinturas ecológicas como las que fabrica Mopasa a través de la mejora tanto de las materias primas empleadas como de los procesos productivos en la fábrica de pinturas.

Y es que el compromiso de la industria química con el planeta garantiza unas pinturas líquidas cada vez más sostenibles por la reducción de la generación de residuo y mezclas cada vez menos tóxicas, las llamadas pinturas ecológicas.

Mopasa ha sido siempre pionera en este aspecto, pues forma parte de sus valores como empresa. Ya a finales del año 2011, eliminó totalmente el plomo y los metales pesados de la fabricación de sus pinturas. Se sumó entonces al proyecto “Alianza Global para eliminar el plomo de las pinturas” de la Organización Mundial de la Salud en colaboración con el IPPIC (International Paint and Ink Council).

Este paso hacia una pintura ecológica, consigue evitar la exposición del usuario final al plomo en pinturas decorativas y minimizar los riesgos de la exposición laboral en pinturas industriales en beneficio de la salud de los trabajadores. En barnices también se ha ido aumentado la elaboración de productos al agua para reducir los disolventes y los elementos tóxicos y por tanto, generar menor impacto mediambiental.

Técnicamente, las nuevas pinturas ecológicas, menos tóxicas y agresivas con el medio ambiente consiguen incluso aumentar sus propiedades anticorrosivas y sus prestaciones aunque con formulaciones algo más complejas, y en algunos casos, de coste económico superior pero totalmente gratos, algo que ha decidido asumir Mopasa.

Pero ¿qué es la pintura ecológica y qué beneficios aporta una pintura respetuosa con el medio ambiente?

Se trata de pinturas libres de COV (compuestos orgánicos volátiles), unas partículas invisibles que liberan gases nocivos para la salud y el medio ambiente, derivados de los productos químicos, sintéticos, petroleros y metales pesados.

La pintura ecológica está realizada con productos naturales de origen mineral o vegetal no contaminantes así como resinas y aceites vegetales como el de linaza (en sustitución de los disolventes convencionales), cera, corteza de árboles, plantas de tinte y pigmentos naturales.

Los beneficios de la pintura ecológica son principalmente que es una pintura:

  • Saludable.
  • Sostenible.
  • Sin olor.
  • Transpirable.
  • Ignífuga.

Este tipo de pinturas son además muy útiles para usos concretos y así se han realizado en Mopasa, importantes investigaciones en el Departamento Técnico e I+D+i para formular:

  • Pinturas para marcar ganado.
  • Pinturas biodegradables para urnas fúnebres.
  • Pinturas alimentarias para envases.
  • Y un sinfín de barnices y esmaltes al agua, para madera, suelos y piezas metálicas.